Infinity Esports puso a latinoamérica en el mapa con su actuación en los Worlds. El equipo de LLN empezó su andadura el día 4 midiéndose ante EDG con una gran actuación de Cotopaco. Dos días después, en el enfrentamiento contra Dire Wolves hicieron una mejor partida. Destacaron mucho con Arce y Renyu (con un asesinato quíntuple). Con la primera fase en la mano se midieron a G2 con una excelente primera partida. El equipo europeo llegó a estar contra las cuerdas. La inexperiencia les pasó factura y de la mano de Wunder le dieron la vuelta al mapa clave. Finalmente el recorrido de Infinity acabó con 3-1 para G2 Esports, pero les sacaron los colores.

Sobre Infinity Esports pudimos hablar con Eduardo “Skin” Saldaña, analista del equipo latinoamericano. Las primeras palabras de Eduardo fueron de orgullo y satisfacción por la temporada de Infinity Esports: “Puedo decir que para mi fue excelente la participación del equipo durante todo el año. Desde el primer internacional que fue Rift Rivals demostramos de que ser capaces en la escena”. Sobre llegar a disputarse el puesto en grupos con G2 comentó el cambio de formato en 2017 que permite disputar partidos entre wildcards y regiones top. Esto motivó a los jugadores y cuerpo técnico que querían poner a Infinity en el punto de mira “en 2017 estando en Lyon Gaming (hoy Rainbow7) nos enfrentamos a Cloud9 y salimos perdiendo 3-0, sabía que trabajando fuerte podríamos los equipos latinoamericanos ganarle a un equipo top”.

“Cuando en Infinity supimos que jugaríamos contra G2 ese Bo5, sabía que teníamos una gran posibilidad de ganar”

El miembro del cuerpo técnico de Infinity destacó sobre todo el trabajo del todo el equipo y la motivación por mostrar el nivel de la región. La partida que consiguieron sacar al equipo de Ocelote les enorgullece y abre los ojos al mundo del nivel que pueden alcanzar. La cara triste es lo cerca que estuvieron de dar la sorpresa “trabajamos muy fuerte y el ganar una partida fue extraordinario para el equipo, para la región, pero no fue suficiente. Nos quedamos con un sabor amargo de que pudimos vencerlos”. Esa sensación de poder acabar con Goliat la tuvimos todos cuando G2 estaba contra las cuerdas contra un equipo prácticamente desconocido.

Un equipo con las ideas claras, las metas señaladas y el trabajo diario. Eduardo, Salaña nos habló de la base del éxito de Infinity Esports: “Cuando llegué a este equipo lo primero que se realizó fue un plan de trabajo con objetivos alcanzables y coherentes en base a la situación del equipo en ese momento. Identificamos nuestras falencias y pudimos durante todo el año atacarlas y mejorar muchos aspectos. Todos los equipos tienen la meta de ganar la liga, pero el procedimiento no es sólo ganar partidas, hay más allá y eso es conocer a fondo tu situación y cómo optimizarla, ese fue el plan en todo momento con arduo trabajo, una intensa disciplina y la constante motivación.”

“Es muy probable que se mantenga el roster”

Infinity siempre ha trabajado como un “bloque”. Si se va a mantener el roster o no “es una decisión que no se puede tomar ahora, pero es muy probable”. “En Infinity siempre ha existido un gran plan de trabajo de continuidad para poder desarrollar a los jugadores de forma adecuada y no sólo explotarlos por algunos meses”. Desde luego, la intención, según parece, es mantener el roster. Aunque el nivel mostrado por Cotopaco o Renyu llamen la atención de otros equipos.

La escena de League Of Legends vio el nivel que puede dar latinoamérica y Eduardo Saldaña está convencido de que muchos de los jugadores podrían dar el salto a regiones superiores en nivel. Concluyó con palabras para los que están detrás de los jugadores y del foco: “no solo los jugadores latinoamericanos tienen talento, también hay talento en el personal técnico

 

Imagen propiedad de Riot Games